La realidad del Autoconsumo

Una legislación avanzada y acorde a compromisos fijados en la Unión Europea como el 20/20/20 (reducir las emisiones de efecto invernadero en un 20%, reducir el consumo energético mediante medidas de ahorro y eficiencia  en un 20% y fomentar el uso de energías renovables para alcanzar una producción mínima del 20%)  para el 2020  era esperada como agua de Mayo por un sector, el fotovoltaico,  castigado por regulaciones  nefastas y serviles a los intereses de las 5 grandes compañías eléctricas que operan en nuestro país.  La gran baza que  podía salvar a lo productores, era una regulación sensata del autoconsumo fotovoltaico . Al final con la nueva Ley 24/2013 del Sector Eléctrico han clavado el rejón de muerte a los que defendemos otro modelo energético sostenible y democrático

¿Qué es el autoconsumo? Para los que desconozcáis en qué consiste os doy algunas pinceladas sobre el tema.

Como su propio nombre indica consiste básicamente en consumir la energía que nosotros mismos producimos . Dentro del autocomsumo existen ciertas modalidades que  a continuación explico:

  1. Autoconsumo instantáneo  La energía que producimos, por ejemplo con paneles fotovoltaicos o pequeños aerogeneradores,  se invierte en alimentar directamente a las cargas o receptores, aprovechando la energía que nos da el sol o el viento cuando las condiciones son favorables. En esta variante del autoconsumo no disponemos de ningún sistema de almacenamiento, así que, hay que estudiar detenidamente que nuestra curva de consumo (relaciona nuestro consumo a lo largo de las horas del día)   coincida con la curva de producción de los paneles . Sería ilógico plantear esta opción en una instalación cuyo consumo más importante  se produce en periodos nocturnos porque  nuestros paneles no producirían energía en esas horas.
  2. Autoconsumo con balance neto   . En esta opción, que no se ha llegado a desarrollar en España, sí tiene un sistema de almacenamiento. La red  eléctrica absorbe la energía excendataria que producimos. Si la energía que nosotros producimos no la consumimos , otro usuario lo hace. A nosotros esa energía sobrante, imaginemos la que produciríamos si nos hemos ido de vacaciones,  nos  la computarían para poder consumirla en otro momento sin  coste alguno. Al final la red nos devuelve lo que previamente hemos inyectado y sólo pagaríamos la energía neta obtenida de la diferencia entre lo que inyectamos y consumimos, es lo razonable ¿no?.En los últimos años algunos de los países donde esta fórmula es una realidad son  Alemania, Italia, Dinamarca, Japón, Estados Unidos, Australia, Canadá, México, Chile, Uruguay..
  3. Balance_neto.svg

En muchos de estos países  además se incentiva el uso de este sistema (por muchas razones que comentaré en otro post) pagando la energía generada e inyectada a red a un precio mayor.

En España el escenario no puede ser peor. Según  el punto 3 del artículo 9 de la nueva reforma eléctrica dice:Todos los consumidores sujetos a cualquier modalidad de autoconsumo tendrán la obligación de contribuir a los costes y servicios del sistema por la energía autoconsumida, cuando la instalación de generación o de consumo esté conectada total o parcialmente al  sistema eléctrico. Para ello estarán obligados a pagar los mismos peajes de acceso a las redes, cargos asociados a los costes del sistema y costes para la provisión de los servicios de respaldo del sistema que correspondan a un consumidor no sujeto a ninguna de las modalidades de autoconsumo descritas en el apartado anterior.

En España no sólo no se incentiva de ninguna forma el autoconsumo si no que el peaje de respaldo impuesto por el gobierno la penaliza cobrando un canon que hace inviable cualquier instalación eólica o fotovoltaica bajo esta modalidad .

Según UNEF (Unión Española Fotovoltaica)  si antes de la aprobación de la reforma eléctrica una instalación de autoconsumo tardaba una media de 12 años en amortizar los costes de la inversión a precio de la tarifa TUR, la que tenemos la mayoría , ahora ese tiempo se prolonga a 35 años ( según datos de UNEF).

Para acabar de rizar el rizo las sanciones que se contemplan  para aquellas instalaciones de autoconsumo no registradas administrativamente en el Ministerio de Industria llegan a alcanzar la friolera cantidad de  30 a 60 millones de euros , cuando además el  coste asociado a la tramitación administrativa de la instalación en algunos casos llega a alcanzar el coste de los componentes.

La política aberrante e injusta de nuestro ministro de Industria, Energía y Turismo, Jose Manuel Soria ha hecho que España pierda una oportunidad de oro para rentabilizar el camino que llevábamos recorrido en madurez tecnológica y de conocimiento. ¿Qué intereses defiende este señor?, los míos y los de la mayoría de los españoles en materia de energías renovables, según sondeos del eurobarómetro de la Unión Europea, no.

@A_Villacampa

Anuncios

Acerca de Angel Villacampa

Trabajo como profesor de Energías Renovables en el CPIFP "Pirámide", soy inquieto, eso me lleva a estar siempre con proyectos en mi cabeza. Soy amante de la naturaleza, de los viajes y de la buena conversación. Me definiría como un eterno aprendiz.
Esta entrada fue publicada en Energía Fotovoltaica y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s